jueves, septiembre 14, 2006

Me gusta la gente luchadora. Será por esa sana envidia que les profeso, porque sé que "ese pedacito de vago que todos llevamos dentro" lo tengo un poquito...exagerado. Pero muchísimo más me gustan quienes luchan por algo cierto, contante, sonante, decisivo, palpable, definitivo y que encima lo consiguen. Así es esta que está aquí, mi amiga Ileana Medina, ser dulce y divertido donde los haya, que no pierde la sonrisa para nada, aunque defienda un criterio con la solidez de una roca. La conocí hace años cuando llegó jovencísima desde la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana (jovencísima y ya profe) de la mano de su mentor Adrián Alemán, a investigar sobre la repercusión que la Guera del 98 tuvo en la prensa canaria de la época. Y allá fue ella, estudió, estudió, estudió. Horas/nalga en bibliotecas y archivos, con la tenacidad de una hormiga y las carcajadas pinareñas siempre a punto. Y así ha seguido, dando la batalla, linda, rubia y con ricitos. Emilio, un palmero enorme y adorable, le comió el coco y el corazón y aquí ha hecho su nido. Acabo de hablar con mi amiga Verónica Puente, que está en México y me gusta el "lema" de su messenger: "No hay camino a la felicidad. La felicidad es el camino", y con nuestra amiga Marianexys que me dio la noticia: "Vivir con jubilo desbordante" es el suyo. El mío "Siempre happy". Así estamos todos hoy, Ili querida. Y ya doy la noticia, que si no, esto va a parecer un obituario... después de tres años de batalla, Ileana ganó la guerra. Sí señor, mi niña, nuestra niña acaba de aprobar las oposiciones y es ¡¡¡funcionaria de la Administración General del Estado español!!! Enhorabuena, pinareña disparatada y linda. Felicidades mi niña guerrera; gracias Emilio por apoyarla en todo. De todas formas, si Ileana hubiera querido ser médico sería el Dr. House; si hubiera querido ser criminalista sería Greasom; si hubiera querido ser parlamentaria sería, no sé...María Teresa Fernández de la Vega, supongo. Y lo tremendo de todo esto es que es tan legal, tan tan legal, que la desaprobaron el año pasado por firmar su examen, cuando debía ser anónimo, pero ella no lo sabía. Ha ganado batallas frente al burocratismo, a la mala suerte y a unas cuantas cosas más. No importa. Y ahora te digo: una vez escribiste un artículo en el que decías que la memoria es efímera y que nos quedamos con lo que por, estrategia o agenda seeting te envían los medios de comunicación: se nos olvidaron los pollos belgas y las vacas locas, los hutus y los tutsis y está a punto de olvidársenos hasta la guerra de Irak. Pero ahora yo pregunto, sabelotodo, ¿los blogs pueden considerarse medios de comunicación, por ejemplo? Pues si es así, quiero que tu triunfo sea conocido en el mundo mundial. Sé feliz, Ileana. Tú te lo mereces.

2 comentarios:

ilmedinah dijo...

Ay, mi madre, que me asomo al blog de la Puchi, al que me he hecho adicta, y me encuentro con esto!!! Ay, que me saca las lágrimas y los mocossss esta Puchi linda y generosaaaa!!! Gracias, cariño, por este panegírico, que tampoco es pá tanto, pero sé que si algo se te da bien, es querer, admirar y homenajear a tus amigos.
Ya lo celebraremos con una enorme botella de ron!!!!!!!!
Muchos besos!!!!

Marianexy dijo...

Pos sí, yo también estoy muy felíz y por eso no me canso de decirlo y pensar en el éxito de mi amiga.
Gracias Ili por no dejarte vencer.
Por falta de estudios no fueron los fracasos, porque nuestra Ili sí que es SABIONDA¡y tanto! que ni lo de la firma en el examen (Pu) fue desconocimiento sino despite.
¡Es Pinareña, que le vamos a hacer!