jueves, marzo 08, 2007

"Te mandé el voto anterior sin leer el blog. Si se permite el nepotismo en grado extremo te mando 3 votos. Bueno, el tercero es por complementar al menos uno tuyo que seguro pones, jajaja. Mi Alesso, por amoroso, solidario, templón, risueño, dispuesto al cambio (aunque le cueste, jajaja), inteligente y genial hasta la estupidez y por aguantarme. Juan Francisco, por ser todo una melaza rejodona de amor, simpático, bailarín, ojo alegre y porque me quedó guapísimo, ¿a poco no?El rey de la ternura, ni te lo explico que tus razones son más fuertes aún que las mías y porque tengas la foto, sobre todo, me encanta en la que está con Ale, se adoran.Esto está muy divertido, gracias, Pu."Margarita Báez. Otro voto. No se corten, mis amores. Aquí ya no hay sólo nepotismo sino prevaricación y cosas de esas. Márgara es así. ¡Que conste! No está en el anterior por la diferencia de horarios con México y mi puñetero dolor de cabeza. Tendría que haberlo revisado ayer. Y justo hoy le escribí a Alejandro (González Acosta) dicendo que no intentara deshacer este nudo gordiano."Por: Yuriria Sierra. Yo hoy no quiero celebrar a 'las mujeres' (porque además eso de autocelebrarse como género ha terminado por convertirse sólo en una ocasión para hacer muchos eventos, mucha grilla, muchas relaciones públicas y —claro, obvio es— mucha exposición mediática. Ni al caso. Qué pereza. No: yo hoy no quiero celebrar a las mujeres en lo general. Hoy quiero celebrar a los hombres. A algunos, no a todos, claro; pero sí a los que lo merecen: celebro al cuate que no se siente laboralmente amenazado por la inteligencia, la autonomía o el éxito de ninguna mujer. Celebro al que, al contrario, decide rodearse de mujeres inteligentes, valientes y tomadoras de decisiones. Más: a los hombres que son lo suficientemente valientes como para reconocer a una mujer más inteligente que él. Celebro a los hombres que no se sienten contrariados cuando una mujer ingresa en su 'Club de Toby'. Celebro más aún a los hombres a los que no les saca de onda ingresar al 'Club de Lulú'. Es decir, celebro a los hombres que saben trabajar en un equipo de mujeres. Y sí, también a los que no saben, pero están dispuestos a aprender. A los hombres que no se sienten agredidos por la existencia de las 'cuotas de género' y que entienden que es un paso temporalmente necesario para la equidad. A los que no encuentran en el argumento 'es que es vieja' la justificación a sus ineficacias. Celebro a los hombres que no se sienten agredidos cuando una mujer gana un salario superior al suyo. A los patrones que serían incapaces de pagarle más a un hombre que a una mujer si ambos cumplen con las mismas funciones. Celebro a los cuates que no esperarían un favor sexual de sus subordinadas. Que sólo el pensarlo, los hace sentirse indignados con ellos mismos. Celebro a los que no se sienten social, profesional, romántica o familiarmente apremiados a cumplir con su perfecto, prefabricado y prehistórico 'rol de macho'. A esos a los que han logrado convertirse en 'personas' antes que cualquier definición. A ellos es a quienes más celebro este 8 de marzo: a los que entienden que existen, —existimos— mujeres que tampoco podremos cumplir jamás con nuestros perfectos, prefabricados y cavernarios roles de mujercita tradicional y, más aún, que están encantados de que así sea. FELICIDADES!!!!!!!! Falta el tuyo... Total, si hay un 1º de mayo Día del Trabajo, qué más nos da: ¿compartimos? Esta es la que he armado, pero para eso estamos. Vivan los hombres que nos mantienen con fuerza, coño ¿por qué no? PORQUE TÚ LO VALES.

2 comentarios:

margara dijo...

ok, ya me "balconeaste" como se dice por aquí. De haber sabido que el voto era abierto hubiera hecho acopio de un lenguaje más propio... no, no lo creo, jajaja.
Me encantas y te adoro. Por cierto, muy sugerente la guanábana esa...

ilmedinah dijo...

Juro que cuando estuve fugazmente dando mi voto, uno de los primeros motivos que me vino a la mente fue que precisamente es un gran hombre por saber enamorarse de una mujer libre e inteligente, saber estimular día a día esa inteligencia y esa valentía, y ser consciente y orgulloso de ello.
Sólo que después pensé que era una egolatría mía, y que hablaba de mis virtudes en lugar de las de él, jejeje.
Pero es cierto. Brindo también por todos los hombres del mundo que eligen como compañeras mujeres inteligentes, fuertes, con personalidad, y que saben gozar y enriquecerse con ellas, como mismo elegimos nosotras hombres así.
Besos!