viernes, marzo 23, 2007

Nadie se habría imaginado jamás que a estas alturas de mi vida yo tuviera las piernas flacas. Más bien, un par de canillas que intento embarajar con unas sandalias espectaculares, tobilleras que suenan o botas extravagantes en estos días de extraño invierno. Desde que fui adolescente, siempre tuve las piernas bonitas de mi abuela, piernas cómodas que me han dado más de una satisfacción, entre ellas la de un alumno enamorado: me duró nueve años el alumno. (Besos, Kiki Alvarez) Pero uno se va haciendo mayorcita y salen a la piel y a los prestigios, excesos de fumadora empedernida y otros vicios adyacentes. Esto siempre lo pagan las piernas. Ahora mis canillas me acompañan como pueden, pero las tengo: las dos. Por eso me ha gustado lo que ha logrado hacer Heather Mills, la ex-de Paul McCartney y madre de su hija de tres añitos: concursar en un programa de la tele que aquí se llama "Mira quien baila" y allí "Bailando con estrellas". La muchacha perdió una pierna hace 14 años en un accidente automovilístico y no lo hace del todo mal, entre otras cosas si tenemos en cuenta que ha desplumado al ex- Beatle y se puede dar el lujo de tratamientos y prótesis impresionantes. No me voy a poner rojísima, porque si me lo pienso, me da por hablar de los niños mutilados en Africa con las bombas anti personas que siembran medio continente, así que sigo en mi cuerda frivolona. Heather Mills lo ha hecho muy bien, aunque temía caerse. Con ese dineral que le sacó al Mc Cartney, no digo yo. Aquí está el video de la muchacha con un bailarín profesional. http://www.youtube.com/watch?v=8VJoDExamUA. Disfruten de la música.

1 comentario:

ileana dijo...

Eso sí que es superación personal.

No lo de bailar con una pierna de plástico, sino lo de desplumar al músico más rico del mundo, jejeje.