jueves, febrero 22, 2007

Conozco mucha gente que le jode cumplir años. Para mí es una fiesta, cumpla los que cumpla. Aquel es mi día. Pues hoy, 22 de febrero, es el Día Mundial de mi Hermana Déborah. ¡FELICIDADES MI HERMANITA! Ahí te va mi regalo: esta vieja foto con la tata Fermina que sé que no tienes. Para los no enterados, la gorda con cara de mala leche soy yo y la bebé angelical y medio boba, ella, el ser más hermoso y dulce de la tierra. Para los no enterados, Déborah Winterholler, aparte de ser la mujer más bella del planeta tierra y sus satélites, incluídos los que destrozan las auroras boreales, es una gran profesional y lo ha demostrado hace un par de días logrando a golpe de muchísimo esfuerzo el trabajo que se merece, en un país complicado y muy difícil que se cree el centro del mundo mundial. Y que desgraciadamente, lo es. Pero la muchacha latina lo consiguió con esta calificación en los test: "exceptional". Así mismo es como madre: excepcional.Para los no enterados, Déborah es una fotógrafo como la copa de una palma real y sus imágenes le ponen los pelos de punta a cualquiera. Deby sabe mirar. Eso lo heredó de mi abuela Panchita. De la abuela Tati, la bondad; de mami su capacidad científica y racional, de mi padre la musicalidad y el sentido de la justicia. Y del abuelo Beny,todo, además de haber sido siempre su preferida. Y por eso nos fajábamos, claro que nos fajábamos. Pero siempre, siempre encontrando la mejor solución a nuestros problemas ¿que la blusa es tuya y no mía? No que es mía, es mía, es mía ¡ se corta la blusa con una tijera por la mitad!. Y ya está. Mi hermana querida: cierra los ojos, apriétalos muy fuerte y cuando soples las velitas piensa un deseo. Yo sé cuál es. Y tú también. ¡Felicidades, moni!

1 comentario:

ilmedinah dijo...

Felicidades a Déborah, aunque un poquito atrasadas, solo nos llevamos tres días de diferencia.
Felicidades por el cumple, y sobre todo por el trabajo, y por los sueños cumplidos y por cumplir...