martes, febrero 27, 2007

Como toda persona que se precie, ayer estuve hasta el moño de los Oscar y la alfombra roja con sus rubias y sus modelazos. Ya todo Dios se sabe los resultados de memoria y de qué diseñador es el trapito de quién. Por eso me quedo con los "Razzies", me parecen mucho más divertidos. "Aunque decidieron repartir su odio, los votantes de este año situaron como ganadora a la involuntariamente hilarante Instinto Básico 2" La película en cuestión obtuvo 4 Premios Razzie: peor película, peor continuación, peor guión y peor actriz, que recayó sobre la mismísima Sharon Stone. En la gala celebrada ayer en Los Ángeles, la segunda en cosechar más Razzies fue Little Man, un horror cuya historia se basa en un ladrón enano que finge ser un bebé: tres "deshonores":peor nueva versión, peor actor (ex-aequo a Marlon y Shawn Wayans) y peor pareja en pantalla, que les daba lo mismo que fuera Shawan con su hermano Marlon o con Kerry Washington. Y por ahí pa' llá. Los Golden Raspberry (Frambuesas de Oro) fueron creados en 1980 por el crítico y escritor de cine John Wilson para darles por (eso) a los Premios de la Academia. El valor del premio, ese artefacto que está ahí, con bolas plásticas sobre una lata de películas rociado con un spray dorado, asciende a unos escandalosos 4,89 dólares. Menos Bill Cosby, que lo recogió en The Late Show de la Fox en 1998 por "Leonard, part 6 "(Peor Película, Peor Actor y Peor Guión) que exigió que fuera en oro y mármol de verdad, el resto se conforma con unas risas. En los Razzies ha habido de todo, como en los Oscars, supongo. Paul Verhoeven fue el primero en aceptar un Razzie en persona en 1996 al recoger el galardón Peor Director por "Showgirls". Los demás, ni se acercan, claro. Pero lo más divertido de todo es que ha habido gente que ha ganado un Razzie y un Oscar en el mismo año con horas de diferencia: en el 98, el guionista Brian Helgeland ganó su Oscar al mejor guión adaptado por L.A. Confidencial y un Razzie al Peor Guión por la película Mensajero del futuro, de Kevin Costner. Pero hay más. En 2002, Tom Green recogió sus cinco Razzies, incluído Peor película por Freddy got fingeret (que no sé qué quiere decir, desde luego) y el discurso fue una interminable canción tocada con una armónica hasta que hubo que sacarlo arrastrado... Ben Affleck rompió su Razzie al Peor Actor en Gigli y los restos del premio fueron subastados en eBay por muchísimo dinero. Hallen Berry sorprendió a medio mundo dando un discurso paródico en la ceremonia de los Razzies arrastrando su Oscar a Mejor actriz en una mano y su Razzie en la otra. Así está el patio. Habría que instaurar anti-premios para muchas cosas ¿no? Ya me lo voy pensando.

1 comentario:

ilmedinah dijo...

Bueno, también algo se mueve en Dinamarca, quiero decir, en Hollywood. Latinos, negros y lesbianas ocuparon un lugar bastante visible en la gala de los Oscars. Aunque sólo sea por el hecho de que empiezan a ser un sector de mercado interesante, su presencia cada año es más notable. Lento, pero algo se mueve.