miércoles, enero 10, 2007

No me ha gustado esta foto, que ha circulado en un montón de periódicos españoles. Son niños cubanos del barrio de El Cotorro, celebrando la entrada en La Habana, ayer 8 de enero de la caravana rebelde en 1959. Me desconsuela. Me duele. No me gusta esa criaturita encorvada y ese comandante de estrella enorme que está a punto de echarse a llorar. No me gusta ver a los niños así, patéticos y disfrazados. Me dan pena. A lo mejor se ha publicado ésta entre miles de otras fotos donde los niños celebran divertidos y eufóricos lo que hace cuarentitantos años fue una verdadera fiesta en La Habana. Yo tenía apenas 4 meses y estuve en esa entrada triunfal con mami y con mi abuela. Me lo han contado. Los padres de estos niños probablemente nacerían añísimos después, cuando ya había médicos de familia, regalos en julio (básicos , no básicos y no sé que otro) y ni se imaginan aquella euforia ilusionada. Nada, que me entristece la imagen. Lo siento. No digo más.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Básicos, no básicos y dirigidos. Esa era la tercera categoría, la de los juguetitos baratos y pequeños, envasados en un cartón forrado de plástico, como los que ahoran venden en los chinos.

Dirigidos. Y rígidos dentro de un plástico chino: cruel metáfora de lo que quizás llegaríamos a ser los niños.

El día de reyes se cambió por el Día Internacional de la Infancia, a principios de julio. Y el número que te tocaba para comprar se rifaba en la bodega, según la tarjeta de abastecimiento. A mí siempre me tocaba un número altísimo, a comprar el tercer día por la tarde, cuando ya no quedaba casi nada, y por supuesto, nunca quedaban peluches, mi juguete más soñado, que solo pude tener como a los 10 años, en uno de mis últimos años como niña a la que correspondìan juguetes básicos, no básicos y dirigidos.

Esos que hoy se disfrazan no tienen ni eso. Quizás los mismos juguetitos chinos, pero comprados en la shopping si sus padres pueden, quizás con dólares venidos de Miami.

Y es cierto que sus disfraces parecen más una mofa que un homenaje. Y son tristes.

ilmedinah dijo...

No quise que fuera anónimo. Pero me salió así. El comentario anterior es de ilmedinah. Besos, Pu.