martes, abril 03, 2007

Decía ¿Vicente Huidobro? que "Los cuatro puntos cardinales son tres: norte y sur". Eso fue hace ya mucho tiempo. A estas alturas, los cuatro puntos cardinales son sólo uno, éste. Gracias al Messenger, Internet o lo que sea, he pasado una de las tardes más delirantes y deliciosas de los últimos tiempos. Gracias a tí, Lou, por llevarme de la mano a esta fiesta de la amistad, el chisme y la gozadera. Cuatro mujeres en cuatro esquinas del mundo: Madrid, Tenerife, Bruselas y Montevideo. Cuatro amigas de los años reencontrándonos con historias de colores diferentes -en la vida y en la pantalla- queriendo hablar a la vez, pisándonos unas a otras, buscando noticias, recomponiendo historias, haciendo fallar los mecanismos más lógicos de la comunicación y la técnica: que si cómo se pone el micrófono, que si yo no oigo ná, que si mi cable está al revés... Al final, nada de eso tuvo importancia. Lo hermosísimo, incluso trascendente, es saber que nos tenemos; que la vida da muchísimas volteretas, para bien o para mal; que pasa el tiempo y si los afectos quedan, todo lo demás es pura mierda. Gracias Lourdes Gómez, Alina Hajdú, Silvana Bruera. Nos unió ese entrañable edificio de Zapata y G donde estudiamos Filología "in illo tempore". Nos ha vuelto a reunir esa maraña de cables y satélites que nunca entenderé. Eso sí: lo que Internet ha unido, que no lo separe el hombre. Las quiero, amigas. Nos vemos pronto en Isla Ternura.
*Grisel... nos faltaba amor, nos faltaba paz, nos faltabas tú.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo estaba, como están Odio, Raulito, Tere, Lucía, Coré, los árboles eternos, el banco y el limpiador de autos, los pasillos, la cafetería y la biblioteca, los escalones y los cristales solitarios un domingo desde la ruta 27, la Feria, Redonet, Maggie y mis lágrimas cheas, chick y cursis porque les hice falta y me hacen falta. Claro que lo mejor es esta amistad y haber sido del mejor grupo que pasó por esa facultad, o no? Nos vemos en isla Ternura. Un beso a todas,
Grisel

Mavelyn dijo...

Leyendo y leyendo por esta inmensa telaraña, viendo videos en youtube encontré una referencia que me llevó a tu blog, aquí estoy hace dos horas haciendo la visita, compartiendo té y ron con tus musas, llorando también con tus entrañas, no te pedí permiso pero soy demasiado curiosa y por tus textos y gugleando descubrí quién fue tu padre. Eres de buena estirpe, cubana cubanísima; no dejes de escribir ni de contarnos...Un beso desde alguna parte también.